¿Cómo influye la alimentación en el aprendizaje?

por | Estilo de vida saludable, Nutrición

Lo primero que nos viene a la mente cuando juntamos estas dos variables “alimentación” y “aprendizaje” son los nutrientes. Estos son clave para poder desarrollar todas las funciones que requiere nuestro organismo, y es que, cómo si no podríamos llevar a cabo satisfactoriamente cualquier actividad diaria si no es con una nutrición adecuada. 

El cerebro es uno de los órganos con mayor consumo energético de nuestro cuerpo. Este está compuesto de neuronas, las cuales liberan sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Estos neurotransmisores necesitan nutrientes específicos para poder realizar diferentes acciones asociadas al aprendizaje, como por ejemplo, un nivel alto de estado de alerta y concentración para poder recopilar la información que nos está llegando del entorno, examinarla y, finalmente, retenerla en nuestra memoria. 

Una dieta saludable, rica en nutrientes puede ayudar a realizar esta labor. 

Hay que tener en cuenta que el combustible principal del cerebro es la glucosa (a diferencia de la creencia de necesitar azúcar, como te explicamos aquí). En este sentido podremos obtenerla de carbohidratos complejos presentes como los presentes en tubérculos, frutas y verduras, cereales integrales y legumbres. 

Es muy importante alimentarse con una ingesta adecuada en proteínas, ya que estas están compuestas de aminoácidos esenciales, algunos de ellos implicados en la formación de neurotransmisores. Podemos encontrarlas en los alimentos de origen animal como carnes, huevos, pescados y lácteos; y vegetal como legumbres y frutos secos.

Tenemos que dar especial importancia a los ácidos grasos omega 3 y omega 6, presentes principalmente en pescados grasos y semillas. Más del 60% del peso neto del sistema nervioso está compuesto por lípidos y el cerebro necesita estos ácidos grasos para formar sus membranas celulares, llegando a relacionarse directamente con una mayor capacidad de aprendizaje; y es que sin grasas es imposible crear y enviar los impulsos eléctricos. No podemos olvidarnos del omega 9, presente en frutos secos, aguacate o aceite de oliva virgen extra. Estos ayudan en las funciones neuronales, proporcionando una porción de energía al cerebro, incrementando la memoria y la concentración.

Por otro lado, el aporte de vitaminas y minerales, los cuales tienen una función importante sobre el sistema nervioso, es indispensable.

Las vitaminas del grupo B son un gran aliado para fortalecer las neuronas, ya que ayudan a la formación de estos neurotransmisores. Por su parte, el hierro, es el encargado de transportar el oxígeno a las células nerviosas, ayudando así a mejorar el rendimiento intelectual, la agilidad mental y la concentración, oxigenando el cerebro y promoviendo las conexiones.

Otros nutrientes importantes para nuestro cerebro son: 

  • El calcio, el cual interviene en la transmisión de impulsos nerviosos y su déficit puede provocar nerviosismo y agotamiento mental. Podemos encontrar calcio, además de en los lácteos, en otros alimentos como el brócoli o la coliflor, las legumbres, semillas y frutos secos. 
  • El magnesio, vital para el funcionamiento normal de sistema nervioso y presente en alimentos como frutos secos, cereales integrales, chocolate negro y legumbres.
  • El zinc también juega un papel importante en la transmisión de impulsos nerviosos. Esta presente en carnes, mariscos, frutos secos o cereales integrales.
  • El potasio tiene una función importante en la regulación de la presión arterial y el riego sanguíneo e interviene en la transmisión nerviosa. Lo encontramos en frutas como el plátano o el kiwi, carnes, pescados o soja .

Por su parte, la vitamina C ayuda a convertir el triptófano (que podemos encontrar en el cacao, lácteos, huevos, carnes y pescados) en serotonina, un precursor de la melatonina que nos ayudará a mejorar el descanso nocturno y así poder mantener los niveles de concentración adecuados para retener la información. 

Por supuesto que, además de llevar una alimentación saludable, aprender a gestionar nuestras emociones, así como asegurar un buen descanso o una práctica de ejercicio físico de forma regular, nos ayudarán en el proceso de aprendizaje y concentración.

Por tanto, antes de recurrir a suplementos que te prometan una mejora de tu concentración, revisa si tu alimentación está siendo rica en nutrientes.

Desde Realfooding os proponemos una alimentación variada y saludable para poder disponer de todos esos nutrientes que nos ayudarán en nuestro proceso de aprendizaje diario, que contribuirán poniendo barreras en ese deterioro cognitivo y que nos darán la energía necesaria para el buen funcionamiento de nuestro órgano más preciado: EL CEREBRO.

  • Referencias:

The NEIL Program, Institute of Neuroscience, Trinity College Dublin, Dublin, Ireland; and Department of Psychology, National University of Ireland, Maynooth, Ireland. The Impact of the Mediterranean Diet on the Cognitive Functioning of Healthy Older Adults: A Systematic Review and Meta-Analysis. 2017;2017;8(4): 571–586.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DE CENTRO REALFOODING S.L.
Responsable: CENTRO REALFOODING S.L. Finalidad: Prestar los servicios ofrecidos a través de la web o atender otros tipos de relaciones que puedan surgir con CENTRO REALFOODING S.L. como consecuencia de las solicitudes, gestiones o trámites que el usuario realice mediante la web. Legitimación: Consentimiento del interesado según lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 y la LOPDGDD 3/2018. Destinatarios: Fichero interno automatizado de CENTRO REALFOODING S.L. y terceros para el desarrollo, mantenimiento y control de la relación jurídica que se establezca cuando exista autorización legal por el usuario para hacerlo. Derechos: Acceso, rectificación, cesión, oposición y derecho al olvido. Información adicional: Puede obtener toda la Información adicional y detallada que precise sobre el tratamiento y protección de sus datos personales en el enlace: https://centrorealfooding.com/aviso-legal/