Hoy 14 de Marzo, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Endometrosis, os queremos acercar a esta enfermedad que padecen muchas mujeres.

¿Qué es?

La endometriosis, comúnmente, se define como una condición en la que el tejido endometrial está fuera del útero, en la cavidad peritoneal. Esto suele derivar en una sintomatología que repercute en el estado físico, psíquico y social de la mujer, además de afectar a su fertilidad.

¿Cuáles son sus síntomas?

El síntoma más común es la dismenorrea: dolor agudo en la zona baja del abdomen.

Tenemos que tener en cuenta que es una condición donde se presenta un gran grado de inflamación y que es hormono-dependiente.

Patogénesis

Se suele desconocer los mecanismos patógenos que producen la endometriosis, pero sí que se establece que existe:

  • Un desorden hormonal: aumento de estrógenos que causa inflamación.
  • Respuesta del sistema auto-inmune: está condición nos da señales de que podría ser efectivo algún patrón alimentario que pueda mejor la respuesta inmune.

Diagnóstico

Tiene que ser mediante laparoscopia. Es un procedimiento donde introducen un aparato dentro del abdomen para valorar si hay tejido endometrial fuera del útero.

Causas

Suelen ser:
– Menstruales
– Genéticas
– Ambientales
– Estilo de vida
– Dieta

Prevalencia

Se desconoce la prevalencia en la que las mujeres padecen endometriosis, pero se estima que un 10% de las mujeres en edad reproductiva padecen esta condición.

¿Cómo podemos abordarlo desde la alimentación?

A nivel alimentario no debemos de perder la cabeza. La mayoría de los estudios no señala ningún nutriente o sustancia especialmente dañina o beneficiosa. Habla más bien de qué patrones alimentarios podrían ser beneficiosos.

Recordamos que lo más importante será mantener un hábito alimentario cómodo, saludable y sostenible en el tiempo, no buscar una dieta que sea específica para trabajar la endometriosis.

No obstante, los estudios científicos arrojan algunas evidencias que todo patrón alimentario debería añadir:

  • El consumo general de fibra tiene que aumentar. Puesto que la endometriosis es una condición estrógeno-dependiente y el consumo de fibra aumenta la excreción de estrógenos.

    Dicho de otra forma, el consumo aumentado de vegetales y fruta puede favorecer a mejorar y, sobre todo, prevenir la endometriosis. Tanto por su aporte de fibra como por su aporte de antioxidantes.

    Puede ser interesante el aumento del consumo de vegetales de hoja verde por su contenido en vitamina A.
  • Uno de los nutrientes más señalados en los estudios es la grasa. No por la cantidad, más bien por la calidad. Se ha intentado ver qué relación existe en el consumo de determinadas grasas y su riesgo de padecer endometriosis:

    Las grasas señaladas en los estudios han sido principalmente las grasas trans y saturadas, mientras que el consumo de grasas omega-3 (y su relación en la formación de prostaglandinas) ha resultado ser beneficioso.
    • Por lo tanto, un buen consejo puede ser reducir el consumo de alimentos procesados que suelen ser más altos en grasas trans, así como de carne roja y procesada, la cual está directamente asociada con un aumento en el riesgo de endometriosis.
    • Por otro lado. Un aumento del consumo de pescado azul, aceite de oliva virgen extra y otras grasas vegetales, como en el uso de semillas de girasol, puede ser útil.
  • El alcohol, dentro de la dieta, ha sido el alimento más señalado, siendo su consumo una relación directa con el aumento del riesgo de padecer endometriosis.
  • Se han estudiado algunos enfoques específicos a nivel alimentario con la idea de reducir la inflamación producida por la respuesta del sistema inmune. En este sentido se ha tratado de valorar:

    – Uso de dieta sin gluten.
    – Uso de dieta cetogénica.

    En definitiva podrían ser enfoques útiles, aunque aún están faltos de evidencia y sólo se recomienda ponerlos en práctica en manos de dietistas-nutricionistas o técnicos superiores en dietética para valorar si son útiles dentro del contexto individual de la persona.

Recomendaciones

En líneas generales con la alimentación no hay que buscar dietas concretas con las que trabajar. Simplemente, en nuestro hábito alimentario habría que:

  • Aumentar el consumo general de verduras y fruta (Aumentar el consumo de verduras de hojas verdes.)
  • Disminuir el consumo de carnes rojas y procesadas.
  • Disminuir el consumo de alimentos ultraprocesados.
  • Asegurarnos de que incluimos proteína en todas las comidas principales:
    – Carne blanca.
    – Pescado blanco y azul.
    – Legumbre.
    – Huevo.
  • Aumentar ligeramente el consumo de pescado azul puede ser un buen consejo.
  • Limitar al máximo posible el consumo de alcohol.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DE CENTRO REALFOODING S.L.
Responsable: CENTRO REALFOODING S.L. Finalidad: Prestar los servicios ofrecidos a través de la web o atender otros tipos de relaciones que puedan surgir con CENTRO REALFOODING S.L. como consecuencia de las solicitudes, gestiones o trámites que el usuario realice mediante la web. Legitimación: Consentimiento del interesado según lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 y la LOPDGDD 3/2018. Destinatarios: Fichero interno automatizado de CENTRO REALFOODING S.L. y terceros para el desarrollo, mantenimiento y control de la relación jurídica que se establezca cuando exista autorización legal por el usuario para hacerlo. Derechos: Acceso, rectificación, cesión, oposición y derecho al olvido. Información adicional: Puede obtener toda la Información adicional y detallada que precise sobre el tratamiento y protección de sus datos personales en el enlace: https://centrorealfooding.com/aviso-legal/