¿Alguna vez te has planteado que la comida puede estar echándote una mano? Esto es difícil de pensar y de entender, lo sé. Sobre todo, cuando la comida en ocasiones nos puede generar malestar, culpa y literalmente, dolores de barriga.

En consulta puedo acercarme con cariño a la historia de muchas personas en las que en algún momento la comida les ha salvado de males peores. Y es que es así, está muy al alcance de nuestra mano y en algún momento de nuestra vida hemos aprendido que puede hacernos sentir mejor, o al menos, menos mal.

Quizás si estás leyendo esto es por que te gustaría cambiar tu relación con la comida, por que ya estás en este camino o sencillamente por que el título te ha picado la curiosidad.

Con estas palabras quería invitarte a conectar con tus ritmos. Y te preguntarás, ¿a qué viene esto ahora? Te cuento: ¿te imaginas que alguien se hace un esguince y le quitas la venda y la muleta directamente?

  • En primer lugar, necesitará reposo. Esto podría ser el símil al ser consciente de que hay algo que quieres hacer de un modo diferente. Poder pararte y así conectar contigo y tu cuerpo para poder escuchar qué necesita, ¿qué le pasa? ¿qué función está cumpliendo la comida?
  • Ahora es el turno de la muleta, al principio necesitará las dos. Después poco a poco podrá caminar con una sola y por último la venda será suficiente. Y es que, si la comida ha funcionado de sostén durante mucho tiempo, no podemos deshacernos de la noche a la mañana de ella. ¿Quizás por esto las dietas milagro no funcionen?
  • Para curar bien el esguince quizás le recomienden o pauten rehabilitación. Durante este periodo, un profesional acompañará a la persona a recuperar este tobillo que durante un tiempo no ha podido estar al 100%. Pero si la persona no está presente, se deja acompañar y da lo mejor de ella, puede ser más complicado. Incluso la recuperación puede ser algo más lenta. Y es que, no hay nadie que conozca mejor tu vida que tú, ni que perciba su tobillo y malestar mejor que tú. Es por eso por lo que los ritmos y el reajuste de aprender de nuevo a cómo relacionarte con la comida están en gran medida en tu historia.

Por esto, te invito a que te des permiso a no cortar de un momento a otro la relación que ahora tienes con la comida. Escucha tu cuerpo y trata de entender que te está queriendo decir.

Si crees que lo necesitas, pide ayuda. Al fin y al cabo una muleta no tiene por que hacerle daño a nadie, ¿no?

Artículos relacionados

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DE CENTRO REALFOODING S.L.
Responsable: CENTRO REALFOODING S.L. Finalidad: Prestar los servicios ofrecidos a través de la web o atender otros tipos de relaciones que puedan surgir con CENTRO REALFOODING S.L. como consecuencia de las solicitudes, gestiones o trámites que el usuario realice mediante la web. Legitimación: Consentimiento del interesado según lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 y la LOPDGDD 3/2018. Destinatarios: Fichero interno automatizado de CENTRO REALFOODING S.L. y terceros para el desarrollo, mantenimiento y control de la relación jurídica que se establezca cuando exista autorización legal por el usuario para hacerlo. Derechos: Acceso, rectificación, cesión, oposición y derecho al olvido. Información adicional: Puede obtener toda la Información adicional y detallada que precise sobre el tratamiento y protección de sus datos personales en el enlace: https://centrorealfooding.com/aviso-legal/