El estigma de la menstruación en la sociedad

por | Emociones, Psicología

“¡Llevas unos días que no hay quien te soporte! ¿A qué adivino? ¿Tienes la regla?”

¿Que ser humano no ha escuchado alguna vez una expresión así?

¿Que niña en el colegio no ha pasado un mal día por no manchar la silla de clase en sus días de menstruación? O se ha asegurado de guardar sus tampones o compresas en una bolsa bien escondida para que nadie pueda descubrir que tiene la regla. Si eres mujer y estás leyendo esto, quizás le hayas pedido en alguna ocasión a alguna amiga una compresa o un tampón y te has llevado su bolso al baño para que nadie te vea sacar “ese monstruo” y pasearlo hasta el aseo más cercano.

Y es que, es curioso, como algo que le ocurre a la mayoría de las mujeres cada aproximadamente 28 días de media (los ciclos de cada mujer pueden ser diferentes) es algo tan estigmatizado, como si fuera algo malo o de lo que avergonzarse.

Ahora bien, si tienes la regla, mejor que nadie se entere. Pero claro… como no la tengas, también es un problema. Y me surge la pregunta, ¿tiene esto algo que ver con la asociación al rol femenino? ¿Con las expectativas que se tienen de una mujer? Discreta, pero a la vez fértil, madre, todoterreno, etc. Es inevitable pensar en la menstruación y en los límites asociados al género y a los roles propios establecidos.

Hay mujeres que llegan a mi consulta relatando casi desde la culpa que llevan unos días con muchos altibajos de emociones y que “en casa no hay quien me aguante”, “es que no me soporto ni yo” y a mi me gusta poder contarles con cariño esta metáfora:

Imagínate que, mínimo una vez al mes, tu cuerpo generosamente se pone manos a la obra para construir un buen refugio para acoger a un posible invitado. Sí, sí… como si todos los meses pusiéramos el cuarto de visitas de la casa a punto por si alguien se decide a venir sin un buen previo aviso. Lo que viene siendo, tenerlo todo en orden para acogerlo. Y esto, añadido a todos los quehaceres diarios, que seguro que no son pocos.

Además, imagina que los albañiles que van a poner todos los ladrillos, desde la primera piedra, son una buena tropa de hormonas y emociones que se gestionan con las herramientas que tienen para, dejar a punto está perfecta habitación si el invitado llegase. Y es que la cosa no acaba aquí, una vez que sabemos que este mes no tendremos visita, a desmontar todo de nuevo. ¿Qué te parece? Cuanto menos algo cansado, ¿no?

Si entendemos que esta metáfora es nuestro cuerpo, ¿no querrías darle algo de descanso a los albañiles? O al menos, entender que estos días pueden ser diferentes.

A todo esto, a nadie se le ocurre juzgar a los ladrillos naranja tierra o la mezcla gris de toda la vida. ¿Por qué esconder el real color de la sangre o un tampón?

Por cierto, sin la menstruación de las mujeres, ninguna de las personas que están leyendo este post, podrían estar haciéndolo. Para no olvidar de donde viene la vida.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DE CENTRO REALFOODING S.L.
Responsable: CENTRO REALFOODING S.L. Finalidad: Prestar los servicios ofrecidos a través de la web o atender otros tipos de relaciones que puedan surgir con CENTRO REALFOODING S.L. como consecuencia de las solicitudes, gestiones o trámites que el usuario realice mediante la web. Legitimación: Consentimiento del interesado según lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 y la LOPDGDD 3/2018. Destinatarios: Fichero interno automatizado de CENTRO REALFOODING S.L. y terceros para el desarrollo, mantenimiento y control de la relación jurídica que se establezca cuando exista autorización legal por el usuario para hacerlo. Derechos: Acceso, rectificación, cesión, oposición y derecho al olvido. Información adicional: Puede obtener toda la Información adicional y detallada que precise sobre el tratamiento y protección de sus datos personales en el enlace: https://centrorealfooding.com/aviso-legal/