¿Por qué debemos desconfiar de las “dietas milagro”?

por | Dietas, Educación nutricional

Terminamos las Navidades y comienza el boom de las dietas ‘’detox’’, suplementos adelgazantes y de rápida efectividad donde te garantizan que perderás esos “kilillos” extras y tendrás un cuerpo estupendo en poco tiempo. 

Todas estas dietas están llenas de promesas, afirmaciones muy positivas y beneficios mágicos, que, lejos de buscar tu beneficio y cuidar de tu salud, solo tienen como objetivo llenar el bolsillo de aquellos que las promueven, las conocidas como ‘’Dietas milagro’’. 

En esta sociedad tan influenciada aún por una ‘’cultura de dieta’’ poco interesante, los promotores de estas dietas aprovechan los momentos donde hemos estado más expuestos a comidas abundantes y al bombardeo de publicidad de comidas hiperpalatables, dulces, etc., para poner de manifiesto que con sus productos o su metodología específica vas a poder perder esos kilos que hayas podido ganar, y en tiempo récord.

Querer correr antes de andar nunca da buen resultado, y buscar atajos para perder peso sin tener una educación nutricional adecuada y una relación saludable con la comida, tampoco los da. Perder peso con salud no puede ir de la mano de argumentos como ‘’fácil’’, ‘’sin esfuerzo’’ o ‘’rápido’’.

Habitualmente estas dietas muestran resultados científicos sacados fuera de contexto, y la realidad es que su efectividad a largo plazo no está respaldada por la evidencia científica. 

En consecuencia, uno de los principales aspectos observados a posteriori es el famoso ‘’efecto rebote’’. En el proceso rápido de esa pérdida de peso con una restricción importante de alimentos, nadie te ha enseñado a comer, a mantener unos hábitos de alimentación saludable y, por tanto, volveremos a nuestras antiguas costumbres recuperando el peso perdido y un poquito más.

Entre todo este abanico de dietas ‘’rápidas y efectivas’’, está volviendo a destacar el ayuno intermitente

Este ayuno, no es una dieta en sí mismo, es un modelo de cómo alimentarnos en el día a día. De la misma forma que hay personas que prefieren repartir sus comidas en varias tomas al día, el ayuno intermitente establece que se dejen pasar más horas sin comer, entre 14-16 horas lo más habitual, (comúnmente entre cena y desayuno), para centrar las comidas del día en una ventana de alimentación más limitada.

Pero esto no quiere decir que sea una mejor estrategia para la pérdida de peso en absoluto. Es cierto que, si limitamos las horas en las que comemos a lo largo del día, tal vez inicialmente, observemos una pérdida de peso porque disminuyamos la ingesta diaria, pero la evolución va a depender de cuánto aporte energético incluyamos en esas tomas. La cuestión clave es darle a mi cuerpo la energía diaria adecuada, independientemente de en qué espacio de tiempo a lo largo del día.

El ayuno puede ser interesante aplicarlo en determinados momentos para reconectar con nuestras sensaciones de hambre y saciedad, pero también puede derivar en efectos bastante negativos que nos hagan empeorar la situación inicial.

Este estilo de alimentación está totalmente contraindicado cuando tenemos una situación de estrés o ansiedad elevada o si nuestra forma de relacionarnos con la comida no es del todo sana. Vamos a buscar en el ayuno una forma de control y restricción más, y a menudo bastante severa, lo que puede derivar en déficits de nutrientes necesarios para nuestro organismo, menor sensación de energía y malestar. En consecuencia, esta forma de comer es insostenible y acabamos recurriendo a comidas más insanas y en gran cantidad como ‘’premio’’, alimentando así la ansiedad y la culpa y manteniendo el problema a largo plazo. 

Es importante por ello realizar estos cambios siempre de la mano de un profesional, de un dietista – nutricionista, que evalúe cuál es tu situación inicial y el punto de partida. Establecer unas bases sólidas en relación a la comida y de ahí ir guiándote en los cambios y tipos de pauta alimentaria que sean adecuados para ti, pero siempre manteniendo y cuidando de tu salud.

El nutricionista te va a enseñar a aprender a comer de forma saludable, se adaptará a tu realidad, sin prohibir alimentos, sino comprendiendo que podemos incluir todos ellos en las proporciones que tu cuerpo necesita, cuando los necesita. 

El objetivo es que dejemos de saltar de una dieta milagro a otra, o de cualquier reclamo de dieta exprés y efectiva, y que pongamos el foco en sentar unos hábitos estables y duraderos sobre los que trabajar e ir adaptando la alimentación a nuestro día a día, sin sufrir, sin riesgos para la salud y disfrutando del hecho de comer.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DE CENTRO REALFOODING S.L.
Responsable: CENTRO REALFOODING S.L. Finalidad: Prestar los servicios ofrecidos a través de la web o atender otros tipos de relaciones que puedan surgir con CENTRO REALFOODING S.L. como consecuencia de las solicitudes, gestiones o trámites que el usuario realice mediante la web. Legitimación: Consentimiento del interesado según lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 y la LOPDGDD 3/2018. Destinatarios: Fichero interno automatizado de CENTRO REALFOODING S.L. y terceros para el desarrollo, mantenimiento y control de la relación jurídica que se establezca cuando exista autorización legal por el usuario para hacerlo. Derechos: Acceso, rectificación, cesión, oposición y derecho al olvido. Información adicional: Puede obtener toda la Información adicional y detallada que precise sobre el tratamiento y protección de sus datos personales en el enlace: https://centrorealfooding.com/aviso-legal/