Violencia de género: el ciclo que la mantiene

por | Psicología

Definir el concepto de violencia de género se ha convertido en una tarea compleja  porque, si bien existe un significado común, la manera en que es presentado dicho constructo varía en función del idioma, creencias o ideas preconcebidas, que de forma  implícita, influyen en la interpretación de los elementos que la componen, como por  ejemplo, la causa y el origen de la misma. 

Se considera violencia de género aquella que es ejercida por los hombres sobre las mujeres, por el mero hecho de serlo y por concebirlas carentes de los derechos mínimos,  como la capacidad de decisión, libertad y respeto entre otros, con la finalidad de  controlarlas, y ejercer sobre ellas su poder y dominio. Todo ello, como consecuencia de una  educación patriarcal. Este tipo de violencia, normalmente suele ser ejercida por la ex pareja  o pareja actual, de forma encubierta (Amninstía Internacional, 2002; Naciones Unidas,  2006; Organización Mundial de la Salud, 2005).  

La Organización Mundial de la Salud (OMS) refleja en su último ‘’Informe Mundial  sobre Violencia y Salud’’ (2002) que la prevalencia de sufrir violencia de género en el  mundo oscila entre el 10 y el 69%, integrando tanto la violencia física como la psicológica.  Además informa que en el 33% de los casos, las agresiones de índole sexual aparecen  dentro de la relación de pareja. En 2013, anunció que el 35% de las mujeres sufrirán  violencia, ya sea por la pareja o la ex pareja. También afirma que dentro de la pareja es la  forma de violencia más común, y afectaría al 30% de las mujeres a nivel mundial (OMS,  2002; 2013).  

Hoy vengo a explicarte a ti como mujer que puedes estar sufriendo malos tratos y a  todas y todos los demás que no hayáis pasado por esto, qué ocurre en las relaciones de  violencia para que sea tan difícil abandonarlas. Muchas veces algunas personas pueden  preguntarte: “¿cómo has podido permitir y aguantar eso?, yo no lo haría” o incluso tu  misma te llegas a cuestionar lo mismo: “¿cómo he podido aguantar eso?, a lo mejor es que  me lo merezco”. La respuesta no es tan fácil, ninguna mujer entra en una relación donde  sabe que va a ser maltratada. Y por ello, voy a dedicar este artículo a explicar cuál es el  ciclo de violencia de género y porqué se aguantan los malos tratos. Te recomiendo leer la historia de “Pepe y Pepa” de la socióloga Carmen Ruiz Repullo para entender esto a través  de un ejemplo muy real que puede que resuene en tu interior. 

Hay varios modelos que explican porqué es o te está siendo tan difícil dejar una  relación de malos tratos (Romero, Álvarez, Czalbowski, Soria y Villota, 2016) y comentaré algunos brevemente y profundizaré en aquel que explica las fases del ciclo de la violencia: 

Modelo de la indefensión aprendida de Seligman aplicado por Walker sobre la  violencia de género: explica el hecho de que cuando te enfrentas a un  acontecimiento determinado y sientes que está fuera de tu control, tu sistema  defensivo abandona las opciones de lucha o huida y entra directamente en modo bloqueo o parálisis, de ahí que pueda parecer (pero no es) que tienes una actitud  pasiva ante la situación. El bloqueo es una forma de defensa ante un hecho  amenazante. Por ello, se llega a una actitud pasiva de supervivencia después de que  hayas intentando defenderte o anticiparte a la situación con todo tu repertorio de  habilidades personales. 

(Quiero recordar que nuestro sistema de defensa cuando percibe una amenaza activa el sistema nervioso simpático, con las respuestas de “lucha o huida” y si  ninguna de estas dos opciones es plausible (es una decisión subcortical, es decir, no  consciente), entramos en la activación del sistema nervioso parasimpático (vía  dorsal) y nos paralizamos, entramos en modo supervivencia y simplemente nos  centramos en sobrevivir ante el evento. 

Modelo basado en el aprendizaje de maltrato y victimización: este modelo  indaga en nuestros antecedentes familiares y relacionales, valora si previamente has  vivido una historia de maltrato. En caso de que lo hayas experimentado hay más  probabilidades de que pueda volver a repetirse, puesto que al sufrir previamente una  historia de violencia o abuso, se desarrolla una dificultad para analizar situaciones  como verdaderamente peligrosas o hay mayores problemas a la ahora de desarrollar  mecanismos de protección (puedes ampliar la información en el trabajo de Herman,  1992, sobre la revictimización, así como en la Teoría del aprendizaje social). 

Teoría del ciclo de la violencia formulada por Walker (1979). Este ciclo explicativo es fundamental para que puedas entender tu comportamiento dentro de  la relación de pareja. Explica porque te cuesta tanto salir de la relación de violencia.  Gracias a este ciclo podemos comprender cómo las mujeres entran dentro del  comportamiento de indefensión aprendida (el primer modelo explicado) y no  intentan escapar. Vamos a explorar las consecuencias psicológicas y el modo en que  estas contribuyen en la explicación del mantenimiento de la relación de maltrato: 

El ciclo consta de 3 fases que varían en duración e intensidad, dentro de la propia  pareja y respecto a otras. 

Fase I “aumento de tensión”: tu pareja gradualmente se va irritando sin un motivo  comprensible para ti, pero al sentir esa tensión, vas entrando en un comportamiento  más pasivo como he explicado antes, a modo de protección. La tensión va  aumentando hasta la siguiente fase. 

Fase II “agresión o descarga”: aquí estalla la violencia a través de cualquier tipo  de agresión (por ejemplo: agrsión-pasiva: romper una puerta o romper objetivos,  física, sexual, humillaciones, castigos económicos, etc..). Tu intentas calmarle poniendo en práctica todas tus habilidades personales para que no vaya a más,  aunque no suele tener muchos resultados y puedes experimentar como la situación  está fuera de tu control.  

Fase III “arrepentimiento o luna de miel”: después de que haya estallado la  violencia y tu te hayas asustado, tu pareja pone en marcha todas sus estrategias de  manipulación afectiva (te suplica que le perdones, te promete cambiar, te dice que  no volverá a suceder, que no sabe que ha pasado, aunque también te puede explicar  que tu le has provocado y que él no quería llegar a ese punto). Esto hace que te sea  muy difícil romper con la relación, puesto que hay una parte de ti, que sí está  vinculada a él y le quiere creer. Pero es importante que también veas que esta fase  cada vez dura menos tiempo hasta llegar a la primera fase y llega un momento en el  que desaparecerá y el ciclo solo constará de las fases de aumento de tensión y de  explosión. 

Modelo de la Persuasión coercitiva: en la relación de violencia se llevan a cabo  transformaciones en las percepciones, creencias o actitudes que puedes tener hacia ti  misma o en tus relaciones interpersonales a través de la persuasión coercitiva que  ejerce el hombre. Y ¿qué es esto de la persuasión coercitiva?, Rodriguez 

Carballeira lo definió en 1992 como “el ejercicio deliberado de una persona o  grupo de influir en las actividades o conductas de otros, con el objeto de alcanzar  algún fin preestablecido”, y para ello el agresor utiliza diferentes estrategias: 

• Dominación del hombre desde el principio de la relación a través de actos  psicológicos y en ocasiones también físicos, que puedes malinterpretar como  “su carácter o su pronto” 

• Te aisla con la intención de que dependas de él en todos los niveles y no  tengas un apoyo social al que puedas acudir. 

• Monopolización de la percepción: el maltratador demanda tu atención a  

través de quejas u ordenes, haciéndote creer que no le prestas atención  suficiente y aquí también te puede culpabilizar por ello. 

• Amenazas: las utiliza con la intención de que estés más ansiosa y  desesperada para activar el miedo y por tanto, una actitud más pasiva  producto del sistema de defensa. 

• Indulgencia ocasional: también utilizan momentos de bienestar y de  reforzamiento positivo antes situaciones similares para que pienses que esa  también es vuestra realidad. 

• Demostración de omnipotencia: te recuerda que él tiene el control. • Degradación: te hace pensar que es mejor ceder porque resistirse puede  ocasionar consecuencias sobre ti. 

• Escala en el miedo y su mantenimiento 

• Inducción de culpa 

• Te crean el sentimiento de incapacidad o de indefensión 

• Celos como muestra de amor 

• Amor romántico 

• Te generan una esperanza al cambio irreal 

• Te exigen que lo que ocurre en vuestra relación sea un secreto 

• Provoca en muchos casos que no tengas una independencia económica para  que dependas de él a todos los niveles. 

Hay más teorías que explican el ciclo y el mantenimiento de los malos tratos, pero  quiero que te quedes con estas 4 teorías principales. Lo más importante es que no te juzgues  por ello, quiero que veas la cantidad de estrategias y lo complicada/compleja que puede  llegar a ser este tipo de relación, como para simplemente quedarnos en el “pues déjale si te  hace pasarlo mal” o en “no se como he podido permitir esas cosas”, hay una especie de  tela de araña creada con estrategias de manipulación psicológicas tejidas detrás y cuando  estás ahí metida es muy difícil verlo. Desde fuera se puede ver todo mucho más fácilmente  que desde dentro y también es muy importante poder entender tu contexto y tus  circunstancias.

Lo importante es que puedas pedir ayuda si la necesitas y que aunque parezca que no  hay salida, sí la hay. Hay una red que lucha a diario contra la violencia de género y  socialmente hay una comunidad feminista a la que puedes acudir.

Si sufres violencia de género y no sabes cómo salir, existe el 016 y el recurso  ATENPRO: Servicio Télefónico de Atención y Protección a las víctimas de la violencia de  género, disponibles los 365 días del año, 24 horas al día. Pero voy a dejar aquí la página del  ministerio de igualdad donde aparecen todos los recursos que puedes tener a tu disposición:  https://violenciagenero.igualdad.gob.es/informacionUtil/recursos/home.htm

Y por supuesto,  la ayuda psicológica es importante en estos casos. Acudir a la familia o a amigos también  es una solución.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DE CENTRO REALFOODING S.L.
Responsable: CENTRO REALFOODING S.L. Finalidad: Prestar los servicios ofrecidos a través de la web o atender otros tipos de relaciones que puedan surgir con CENTRO REALFOODING S.L. como consecuencia de las solicitudes, gestiones o trámites que el usuario realice mediante la web. Legitimación: Consentimiento del interesado según lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 y la LOPDGDD 3/2018. Destinatarios: Fichero interno automatizado de CENTRO REALFOODING S.L. y terceros para el desarrollo, mantenimiento y control de la relación jurídica que se establezca cuando exista autorización legal por el usuario para hacerlo. Derechos: Acceso, rectificación, cesión, oposición y derecho al olvido. Información adicional: Puede obtener toda la Información adicional y detallada que precise sobre el tratamiento y protección de sus datos personales en el enlace: https://centrorealfooding.com/aviso-legal/